Trump insiste en construcción de muro con México

Por: Redacción Noticentro / Servicios combinados

Actualizado: hace 8 días

Durante su primera conferencia de prensa como presidente electo de EEUU, Donald Trump también recalcó su intención de liquidar el "Obamacare"

Loading the player...

 

TRUMP MANDA A CALLAR A REPORTEROS

NUEVA YORK (AP) — Donald Trump dijo el miércoles que al llegar a la Casa Blanca se sentará a negociar con México el pago del muro que el futuro mandatario quiere construir en la frontera.

La respuesta del presidente mexicano, Enrique Pena Nieto, sin embargo, no se hizo esperar: su país, declaró, no pagará ningún muro.

"Es evidente que tenemos algunas diferencias con el próximo gobierno de los Estados Unidos, como el tema de un muro que México por supuesto no pagará", dijo Peña Nieto durante una reunión de embajadores y cónsules de su país.

El mandatario habló horas después de que Trump mencionara el tema durante una rueda de prensa en Nueva York, en la cual insistió que empezará rápidamente la construcción de la obra porque no quiere esperar a negociar su financiación con el gobierno del México.

Durante la rueda de prensa, el presidente electo estadounidense afirmó que México reembolsará a Estados Unidos por la construcción. "Podría esperar un año y medio hasta que terminemos nuestras negociaciones con México, las cuales empezarán de forma inmediata tras llegar a la Casa Blanca, pero no quiero esperar", señaló Trump.

"México, de alguna forma, nos reembolsará por el coste del muro. Eso ocurrirá, sea a través de un impuesto o un pago. Es menos probable que sea un pago, pero ocurrirá", agregó.

La propuesta de construir esta barrera para frenar la inmigración ilegal que llega a Estados Unidos fue uno de los temas centrales de la campaña electoral de Trump, quien también se mostró a favor de deportar a muchos de los inmigrantes no autorizados que viven en el país.

El magnate destacó que el futuro vicepresidente, Mike Pence, dirige los esfuerzos para lograr a través de varias agencias y el Congreso la aprobación de la construcción.

Durante la rueda de prensa, Trump sostuvo que respeta al gobierno de México, al que describió como muy amable, y a los mexicanos. "Tengo a mucha gente que proviene de México trabajando para mí. Son fenomenales", dijo.

Por su parte, Peña Nieto declaró que "no son negociables principios básicos como nuestra soberanía, el interés nacional y la protección de nuestros connacionales".

"Para México, cualquier negociación con Estados Unidos debe asumir un compromiso de trabajar de forma corresponsable para detener el tráfico ilegal de armas de Estados Unidos a México, así como frenar el dinero de procedencia ilícita que reciben las organizaciones criminales en nuestro país", dijo el presidente mexicano.

Al arrancar su campaña electoral, Trump se refirió a los inmigrantes mexicanos como criminales y violadores, lo que le valió las críticas de muchos sectores de la comunidad hispana.

En las últimas semanas se ha rodeado de asesores que se han manifestado a favor de limitar la llegada de inmigrantes. El candidato a Secretario de Justicia, Jeff Sessions, dijo el martes que, de resultar confirmado, no objetaría poner fin al alivio migratorio que protege de la deportación a casi 800.000 inmigrantes traídos a Estados Unidos sin autorización cuando eran niños.

Trump habló el miércoles en una abarrotada rueda de prensa que se centró en sus planes para separar sus empresas de su futura función como presidente y sobre informes que indican que Rusia había obtenido información personal sobre el magnate.

------------

La esperada conferencia de Trump se vuelve combativa 
 

NUEVA YORK (AP) — Un duelo a gritos con un reportero. Periodistas esforzándose por hacer oír sus preguntas. Un inesperado interludio de un abogado.

La estridente primera conferencia de prensa de Donald Trump como presidente electo no tuvo muchas similitudes con las usuales sesiones, generalmente serias y coreografiadas, del ocupante de la Oficina Oval. Fue un despliegue de 58 minutos de cómo algunas de las viejas reglas del periodismo serán puestas a prueba durante la era Trump.

Más de 250 periodistas abarrotaron la Trump Tower para la primera conferencia de prensa en forma que ofrece el empresario desde julio, y que fue presentada como un foro para dialogar sobre cómo se separará de sus negocios. Sin embargo, rápidamente se convirtió en una estruendosa y caótica reunión en la que se tocaron diversos temas, desde la inteligencia estadounidense, los hackeos rusos y algunos de los planes de políticas de Trump una vez que asuma el cargo el 20 de enero.

Un asistente del Comité Nacional Republicano solo reservó un asiento, un lugar en primera fila para un reportero de Brietbart, la organización noticiosa conservadora dirigida hasta hace poco por Steve Bannon, alto asesor de Trump. Otros reporteros se apresuraron a apartar sus lugares. Los periodistas gritaban y agitaban sus brazos para llamar la atención de Trump, en lugar de que el mandatario electo llamara a los que van a hacer preguntas a partir de una lista, como se acostumbra.

Trump se mantuvo en el estrado al lado de una pila de carpetas color manila sobre una mesa. Pero solo hasta que la conferencia de prensa había avanzado bastante indicó que los papeles eran documentos de su nuevo acuerdo comercial, cuyos detalles solo fueron explicados una vez que Trump cedió intempestivamente el escenario a su abogado. Personal del presidente electo les impidió a los periodistas examinar las carpetas.

Más allá del anuncio sobre el acuerdo comercial, Trump realmente llegó preparado a enfrentar a la prensa. Horas después de que reportes noticiosos revelaron que las autoridades de inteligencia le habían presentado al presidente electo acusaciones sin fundamentos en torno a su relación con Rusia, él y su equipo iniciaron la conferencia de prensa con una crítica a las organizaciones noticiosas que revelaron los detalles, y acusaron a CNN y BuzzFeed de ser "vergonzosos".

Posteriormente se rehusó a permitir que el reportero de CNN, Jim Acosta, realizara una pregunta, diciéndole: "Tu medio es terrible", y le exigió que permaneciera "callado" y permitiera el turno de otro periodista.

"No te voy a otorgar una pregunta", dijo Trump al ignorar las solicitudes de Acosta. "Eres noticias falsas".

Tales intercambios no fueron del todo sorpresivos durante la campaña de Trump, en la cual utilizó su combativa relación con la prensa para arengar a sus seguidores. Pero existen pocos ejemplos recientes de un presidente en el cargo y un periodista que dejen el decoro a un lado para enfrentarse en una presentación en vivo.

Dicho episodio fue una señal de que Trump tal vez no pretenda cambiar su estilo una vez que asuma la presidencia hacia finales de este mes.