“No ha lugar” solicitudes de interdictos

Por: Ariel Rivera Vázquez/CyberNews

18/12/10 12:56 PM

Con una frase del pacifista hindú Mahatma Gandhi inició el juez Angel R. Pagán su sentencia parcial

SAN JUAN – Con la frase “No hay caminos para la paz; la paz es el camino”, del pacifista hindú Mahatma Gandhi, inició el juez Angel R. Pagán Ocasio su sentencia parcial tras declarar no ha lugar la petición de entredicho provisional hecha por varios estudiantes del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR). El magistrado, de paso, ordenó a la Secretaría del Tribunal del San Juan que se re-asigne el caso a una sala civil ordinaria para la continuación de los procedimientos en lo concerniente a las solicitudes de interdicto preliminar, permanente y sentencia declaratoria sobre las materias de derecho de asociación y libertad de expresión.

Este pleito fue incoado por Luis Pellot Juliá, Aníbal J. Núñez González, Enrique San Miguel Ruiz, Hiram J. López Rodríguez y Rohemir Ramírez Ballagas; contra la administración universitaria, representada por la rectora de Río Piedras, Ana Guadalupe, y el presidente de la UPR, doctor José Ramón De la Torre. “No podemos dejar pasar por alto que el Recinto de Río Piedras está próximo a entrar en un receso académico tan pronto como la semana que viene. La determinación que hoy tomamos propende al orden, la paz y seguridad en el Recinto de Río Piedras de la U.P.R.”, reza textualmente parte de la decisión del juez Pagán. De acuerdo con el juez, los demandantes no pudieron establecer que las actuaciones de “los demandados le causan un daño irreparable o que carecen de un remedio adecuado en ley”.

“La Resolución de la Rectora trata de una restricción en cuanto tiempo, modo y lugar y se les está proveyendo foros alternos a los demandantes en las inmediaciones del Recinto en áreas designadas e identificadas aledañas al Recinto de Río Piedras en las avenidas Juan Ponce de León, Gándara y Barbosa. Por lo tanto, no se trata de que los demandantes carecen de lugares alternos para llevar a cabo actividades de participación masiva.

Sino que, en aras de proteger la propiedad universitaria, el personal docente y los estudiantes que pretenden tomar sus clases ininterrumpidamente, se establecieron unas áreas inmediatamente aledañas al Recinto como lugares alternos de expresión pública ya que actividades de participación masiva pueden, y efecto lo han hecho de acuerdo a la evidencia estipulada por las partes, alterado sustancialmente el funcionamiento de la institución y/o representan un peligro para la seguridad pública”, dice la sentencia.

Por su parte, el presidente De la Torre reaccionó complacido a la decisión del juez Pagán asegurando que la “regulación de los espacios de protesta tiene como objetivo central permitir que aquellos que disientan puedan manifestarse abiertamente, al tiempo que se garantice el derecho de quienes deseen continuar asistiendo a clases”. “No es nuestro cometido, ni jamás ha sido, suprimir el valioso derecho de libertad de expresión consagrado en las constituciones de Puerto Rico y de los Estados Unidos. No obstante, todo derecho acarrea deberes y responsabilidades.

Así se desprende de la jurisprudencia interpretativa de nuestras constituciones y así lo ha confirmado nuevamente el foro judicial. La demarcación de los espacios de protesta se fundamenta en el principio de la igualdad. Es decir, la demarcación se circunscribe, únicamente, a delimitar aquellos tipos de protestas, que por su naturaleza, puedan resultar en una interrupción o afectación de las labores académicas o administrativas”, dijo De la Torre en un comunicado de prensa. El dirigente universitario aseguro que las acciones de la rectora Guadalupe no son una prohibición de la libertad de expresión, “sino de una armonización entre dicho derecho y nuestra responsabilidad institucional de garantizar un ambiente seguro y óptimo que propenda el pleno aprovechamiento académico”.