Más de una veintena de ríos crecidos

Por: CyberNews

24/8/11 7:54 AM

... ante incesantes lluvias de Irene

Más de una veintena de ríos crecidos

SAN JUAN – Más de una veintena de ríos se encontraban el miércoles aun fuera de sus cauces o a punto de desbordarse, como resultado de las incesantes lluvias asociadas al Huracán Irene, que han continuado afectando la zona en las últimas horas.

Entre los ríos que se encuentran fuera de su cauce o a punto de desbordarse, se encuentran los ríos Bauta, Bayamón, Cayaguas, Cerrillos, Cibuco, Coamo, Espíritu Santo, Grande de Arecibo, Grande de Loíza, Grande de Manatí, Guanajibo, Gurabo, Jacaguas, Lapa, La Plata, Majada, Patillas, Piedras, Tanamá, Turabo y Valenciano.  Según datos de la red de sensores hidrológicos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), todos estos ríos se encuentran sobre un 95 por ciento de su capacidad.

Es por eso que el Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan mantiene en efecto varios avisos de inundaciones repentinas e inundaciones de ríos para los pueblos que conforman las cuencas de estos ríos, en los que los suelos ya se encuentran en extremo saturados.  Además de esto y ante la alta probabilidad de que se formen más aguaceros el día de hoy, también se mantiene en efecto una vigilancia de inundaciones repentinas para todo Puerto Rico, hasta horas de la tarde.

El más amplio de los avisos de inundaciones vigentes es para el Río La Plata y su cuenca, cuyas inundaciones forzaron el desalojo de casi un millar de personas a lo largo del centro urbano del municipio de Toa Baja y sectores aledaños.  La crecida de este río obliga a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados a mantener abiertas un total de cinco compuertas de la represa La Plata, lo que es en parte responsable de la gigantesca inundación.  La cuenca de La Plata, por ser el río más largo incluye un total de 11 municipios que discurren desde el interior hasta el norte.

El aviso de inundaciones repentinas para la cuenca de La Plata estará en efecto hasta las 4:45 de la tarde de hoy e incluye los municipios de Aibonito, Barranquitas, Bayamón, Cayey, Cidra, Comerío y su centro urbano, Dorado y su centro urbano, Guayama, Naranjito, Toa Alta y principalmente el centro urbano y el barrio Pájaros y en Toa Baja, donde se incluye los barrios de Ingenio, Candelaria Arenas, Candelaria y Campanilla.

Aguaceros y tronadas que forman parte de las bandas traseras o cola del huracán persistieron a lo largo de la madrugada, tal como lo habían hecho durante todo el día del martes, lo que provocó que cantidades adicionales de lluvia se acumularan en lugares que ya se encontraban saturados, sobre todo en la mitad este del País y porciones del interior.

Otra zona que permanece bajo aviso de inundaciones es el municipio de Arecibo, ante la crecida del Río Grande de Arecibo, cuyos niveles amenazan a la población de ese pueblo desde horas de la tarde de ayer.  Aunque el nivel del río ha ido disminuyendo, el SNM extendió el aviso hasta la 1:00 de la tarde, ya que se encuentra a 1.56 pies por encima de su nivel de desbordamiento, que es de 11 pies; altura que pudiera cambiar drásticamente con escasas lluvias en su cuenca.

Así mismo, el Río Grande de Manatí se mantiene sumamente elevado sobre su cauce. Según los sensores del USGS, los niveles de este cuerpo de agua alcanzan los 32.16, lo que representa un desbordamiento de más de siete pies por encima de su nivel, que es de 25 pies, a la altura de la Carretera PR-2, cerca del centro urbano de Manatí.

Otro río que permanece con sus niveles sumamente elevados es el Río Grande de Loíza, cuyos afluentes han afectado varios municipios en el interior este, mientras que río abajo, el que es el río más ancho del País, se ha esparcido por un área que cubre más de cinco veces su tamaño.

Como consecuencia, un aviso de inundación está en efecto para los municipios de Caguas, Canóvanas y el Barrio Santa Bárbara, Carolina, Gurabo y su centro urbano, Loiza, Río Grande y Trujillo Alto, hasta las 12:45 de la tarde.

Se espera que con el calor diurno, las amplias zonas de humedad que se mantienen sobre la Isla, produzcan tronadas y aguaceros que nuevamente afecten la región.  Es por esto que el SNM mantiene un 70% de probabilidad de aguaceros para la mitad este de la isla, así como la porción sur, mientras que el cuadrante noroeste se mantiene con entre un 50 a 60 por ciento de probabilidad de aguaceros.