Niña muere en accidente de autobús

Por: Aixa Vázquez / The Associated Press

18/11/09 7:28 AM

La hermana de la menor fallecida asegura, que el chofer de la guagua escolar estaba dando "zig-zags".

SAN JUAN — Una niña de 9 años falleció el miércoles cuando el autobús escolar en que viajaba cayó desde un puente al expreso Martínez Nadal en Guaynabo.

El padre de la niña, Félix Noel Guzmán, llegó hasta el lugar del accidente e intentó por varios minutos que las autoridades le permitieran acercarse al cuerpo, que yacía junto a la guagua accidentada cubierto por una sábana blanca.

Tras convencer a la policía para que lo dejaran llegar hasta el cadáver, un oficial destapó un poco el cuerpo y el hombre cayó de rodillas y comenzó a darle besos.

De inmediato, los agentes le pidieron que se alejara de la escena.

"Es mi vida, yo quiero estar con ella hasta que se la lleven", gritó el hombre ahogado en llanto cuando intentaba impedir que los funcionarios lo alejaran de su hija Paola Nicole Guzmán, quien viajaba en el autobús junto a sus otro cuatro hermanos.

Entre los nueve menores que viajaban en el autobús municipal —que cayó por un talud al borde del puente hasta la carretera— se encontraban también dos primos de los hermanos Guzmán, así como otros vecinos del barrio Piedras Blancas de Guaynabo.

Diana Ríos, madre de la menor fallecida, llegó hasta el lugar del accidente, próximo a la comunidad en que reside, y luego se trasladó hasta el cercano Guaynabo Medical Mall, adonde trasladaron a los ocho estudiantes que sobrevivieron el accidente que ocurrió a eso de las 7:00 de la mañana.

A eso de las 11:00 de la mañana, cinco de los niños heridos habían sido dados de alta y los otros tres se mantenían bajo observación, en condición estable, informó Jorge Acevedo, director médico de la institución.

El conductor, por su parte, fue trasladado al Centro Médico de Río Piedras en condición estable.

El alcalde de Guaynabo, Héctor O'Neill, precisó que, al momento del accidente, "la ruta (de recogido de estudiantes) estaba empezando, así que la guagua no estaba llena".

Jaime Huertas, un conductor que se topó con el accidente cuando viajaba hacia su trabajo, dijo que, cuando entró a la guagua volcada para intentar auxiliar a los heridos, el chófer le indicó que se había quedado dormido.

"Estaba dándole la mano... yo le pregunté a él y él me dijo que se quedó dormido", manifestó Huertas, quien todavía tenía sus manos ensangrentadas tras asistir a los heridos.

Luego que el empleado de Recreación y Deportes del Municipio de Guaynabo habló con la prensa, un funcionario le pidió que no hiciera más declaraciones.

Un conductor de un camión que transitaba por la vía al momento del accidente narró a Prensa Asociada que vio cómo la guagua bajó el talud de tierra que está junto al puente y dio una vuelta al llegar al pavimento.

Edwin Báez detalló que estacionó su vehículo y corrió hasta la guagua para rescatar a los niños, que de la fuerza que hicieron para agarrarse de él le desgarraron la camiseta.

"Una de las niñas que estaba me decía que faltaba una hermana y, cuando mire por el lado del conductor, vi que estaba pillada debajo de la guagua", narró.

Báez relató que unos 25 a 30 conductores se bajaron corriendo de sus vehículos y empujaron la guagua hasta poder levantarla para sacar el maltrecho cuerpo de la menor, que ya había muerto.

Una de las menores heridas dijo a su madre en el hospital que, poco antes del accidente, la guagua viajaba en zigzag, como solía hacer el conductor como parte de un juego con los niños.

Adaneth Reyes dijo que su hija de 11 años, Nicole Vega, se encontraba en condición estable. Aseguró que, tras el susto, intentará ser ella quien transporte a la menor hasta la escuela diariamente.

Tanto el Departamento de Educación como el de Salud ofrecerían asistencia sicológica para los menores involucrados, sus familias y sus compañeros de escuela.