Reforma a la Ley de Ética Gubernamental

Por: Julio Rivera Saniel/CyberNews

20/3/11 1:05 PM

El gobernador Luis Fortuño, anunció la reforma a la Ley de Ética Gubernamental con el propósito de "evitar la corrupción"

SAN JUAN - El gobernador Luis Fortuño, anunció el domingo la reforma a la Ley de Ética Gubernamental con el propósito de “evitar la corrupción y promover la transparencia en el gobierno”. Esta es la primera vez en 25 años que se reforma esta Ley.

“Uno de nuestros principales objetivos ha sido el promover un buen gobierno para devolverle la confianza al pueblo en sus instituciones gubernamentales. Confiamos en que esta reforma proveerá más transparencia en las funciones oficiales de los servidores públicos," afirmó el gobernador, quien estuvo acompañado por los miembros del Grupo Anticorrupción de la Administración en la Oficina de Ética Gubernamental (OEG).

Fortuño explicó que esta reforma refleja la experiencia que la OEG ha acumulado en los años que han transcurrido desde su comienzo, y está basada en el Puerto Rico de hoy. Asimismo, por primera vez la jurisdicción de la Oficina de Ética Gubernamental se va a extender a los candidatos a puestos electivos.

Bajo la nueva ley, los candidatos deberán presentar un formulario financiero juramentado ante la OEG. A base de ese formulario, se sacará un perfil de su comportamiento financiero, y los hallazgos serán referidos a la Comisión Estatal de Elecciones. Los candidatos a puestos electivos tomarán 7.5 horas mandatorias de educación en materia de ética para que sepan claramente lo que se va a requerir de ellos de resultar electos.

Además, con esta reforma se establecen estrictos parámetros de cumplimiento para las auditorías e investigaciones de la agencia. También, se establecen parámetros específicos y se uniforman los procesos y los formularios para los más de 10,000 servidores públicos que tienen la obligación de rendir informes financieros a la OEG. De la misma manera, amplía y clarifica el ámbito de fiscalización y de prevención en el que participa la Oficina de Ética Gubernamental en las tres ramas de nuestro Gobierno.

Por otra parte, para los más de 200,000 servidores públicos en todo el gobierno, esta reforma duplica de 10 a 20 horas la obligación que tienen los servidores públicos, cada dos años, en materia de educación ética continua. También, esta Reforma crea una nueva estructura para la Auditoría de Informes Financieros como medida preventiva.

Mientras, en el ámbito de fiscalización, la nueva ley incluye adelantos en varias facetas. Entre otras se destaca que ahora la prohibición del nepotismo será dirigida a la autoridad nominadora, y se establece una prohibición clara sobre la participación, aportación o solicitud de contribuciones económicas de un servidor público relacionadas con actividades políticas en horas laborables o mientras se encuentre en funciones de su trabajo.