Caen dos doctores por fraude

Por: Aixa Vázquez / The Associated Press

15/12/09 9:27 AM

La jefa de la fiscalía, Rosa Emilia Rodríguez, indicó que dos médicos figuran entre los arrestados por defraudar un plan de salud.

SAN JUAN (AP) —  Ciento tres personas —incluidos dos médicos— fueron acusadas de conspirar y cometer fraude utilizando el servicio postal estadounidense contra la compañía de seguros American Family Life Assurance Company (AFLAC), que pagó sobre 800,000 dólares a asegurados que sometieron reclamaciones falsas por accidentes.

Los doctores José Fontanillas Pino y Edwin Pérez Loran, ambos de Quebradillas, encabezan los dos pliegos acusatorios con 168 cargos en total emitidos el lunes por un gran jurado federal, anunció el martes la jefa de la fiscalía federal en la Isla, Rosa Emilia Rodríguez.

Entre los 103 acusados, hay 40 matrimonios, destacó, por su parte, Luis Fraticelli, director del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) en Puerto Rico, al precisar que 42 personas fueron arrestadas durante la mañana y las otras 61 se entregarían el miércoles.

"Esta es la primera ronda (de arrestos) de varias rondas que van a ocurrir con este fraude millonario", manifestó Fraticelli en rueda de prensa al afirmar que próximamente podría haber "cientos" de arrestos más.

El operativo se produjo en Las Marías, Quebradillas, Arecibo, Hatillo, Camuy, Aguadilla, Isabela, Lares, Moca, Rincón, San Sebastián y Mayagüez.

El esquema fraudulento se extendió desde junio de 2004 hasta septiembre de 2008.

Ambos galenos cobraban 10 dólares por llenar y firmar con información falsa el formulario de AFLAC sobre reclamaciones por heridas en accidentes. En algunas ocasiones, los médicos utilizaban como intermediarios a asegurados de AFLAC que también cobraban por servir de enlace con otros beneficiarios que presentaban la reclamación fraudulenta.

Fontanillas Pino es pediatra y Pérez Loran, un médico generalista. Ambos con vasta experiencia, destacaron las autoridades federales.

Fraticelli destacó que, como parte del esquema, se llenaron más de 6,000 pólizas de seguro fraudulentas, ya que algunos asegurados llegaron a someter sobre 150 reclamaciones falsas cada uno.

De ser hallados culpables, los acusados enfrentarían penas máximas de 20 años de cárcel y multas de hasta 250,000 dólares.

La fiscal Rodríguez resaltó que son los consumidores quienes sienten los efectos de actos ilegales de este tipo.

"El precio de este esquema ilegal lo pagan en última instancia los consumidores, cuyas primas de seguro aumentarán para cubrir las pérdidas de la compañía como resultado de las reclamaciones fraudulentas", indicó.

La fiscal Julia Díaz Rex está a cargo de la investigación.

En el operativo, participaron agentes del Servicio federal de Inspectores Postales, la Policía estatal y el FBI.