Las mutaciones en el gen triplican las posibilidades de sufrir el mal que deteriora el cerebro