Las particulas de las fibras se alojan en los pulmones provocando inflamación, posteriormente fibrosis, y por último pueden causar cáncer