El presidente de los Estados Unidos arribó al aeropuerto Mercedita junto a su esposa Jill para ver de primera mano los daños causados por el azote del huracán Fiona.