El informe de autopsia de Carrie Fisher muestra que la actriz tenía cocaína y otras drogas en su sistema cuando se enfermó en un avión el año pasado, pero los investigadores no pudieron determinar qué impacto tuvieron las sustancias controladas en su muerte.

El informe divulgado el lunes dice que Fisher pudo haber utilizado cocaína tres días antes del vuelo del 23 de diciembre en el que se enfermó. La famosa actriz murió cuatro días después.

Según las autoridades, también se encontró rastros de heroína y MDMA, que también se conoce como éxtasis, pero que no pudieron determinar cuándo Fisher había tomado esas drogas.

Los hallazgos se basaron en pruebas de toxicología realizadas en muestras tomadas cuando la actriz de "Star Wars" llegó a un hospital de Los Angeles. Los funcionarios del forense dictaminaron que Fisher murió de apnea del sueño y una combinación de otros factores.

Desde temprana edad, Fisher batallaba contra la adicción a las drogas y problemas de salud mental.