El magistrado federal Bruce J. McGiverin concedió hoy una solicitud del cantante panameño Rubén Blades para que se desestimen todas las reclamaciones que le sometió su otrora consorte musical, el productor Willie Colón, por la controversia sobre el pago del concierto aniversario de Siembra en 2003.

La orden del magistrado incluye que Colón le pague a Blades $9,819.81 en honorarios de abogado en los que incurrió Blades, representado en esta demanda por los abogados Eduardo Corretjer y Pamela González. Colón estuvo representado por los licenciados Juan Saavedra y el exprecandidato a la comisaría residente por el Partido Popular Democrático, José Alfredo Hernández Mayoral.

En otro cabo del caso que quedó resuelto hoy, el magistrado también desestimó las reclamaciones que Blades tenía pendiente contra Roberto Morgalo, exaccionista y presidente de Martínez, Morgalo & Associates (MMA), la empresa que estuvo al centro de la controversia porque fue la encargada de tramitar la producción del concierto, llevado a cabo el 3 de mayo de 2003 ante 27,000 fanáticos en el Estadio Hiram Bithorn.

Tras el espectáculo, surgió la controversia legal por dinero adeudado. Colón la inició contra Blades, pero luego la empresa llegó al pleito. Con las decisiones, el magistrado le da punto final a las disputas entre Colón y Blades, relativas a los honorarios de abogado, y de Blades y Morgalo. A este último, el juez lo liberó de responsabilidad personal por entender que el hombre no está suficientemente vinculado personalmente con los actos que cometió la empresa, ya que se probó que se trataba de una operación legalmente separada de él como individuo.

En disputa no sólo estaban los $350,000 que se reclaman por el concierto de Siembra, sino otros $62,500 por un concierto con Cheo Feliciano que MMA tramitó, pero nunca se concretó.