¿Sin plan médico, identificación o ni un centavo en el bolsillo tras el embate del huracán María? Pues ninguno de los tres es impedimento para recibir atención en el Puerto Rico Federal Medical Station, primera estación médica federal post desastre en la Isla, que el Departamento de Salud de EE.UU. y FEMA ubicaron en el Coliseo Juan Aubin Cruz de Manatí.

Fue el alcalde de dicho municipio, José Sánchez González quien, tras ver la gran congestión de pacientes que se generó en los cuatro hospitales de su pueblo a causa de María, vio la necesidad de acercarse al gobierno federal para solicitar la posibilidad de tener un hospital alterno, tanto para encamados como para pacientes con condiciones crónicas. 
 
“Hablamos con los federales y le planteamos si ellos tenían una la alternativa para atender a dichos pacientes.  Vieron con buenos ojos el propósito y nos montaron la estación médica aquí”, expresó Sánchez, cuyo objetivo era reducir la cantidad de personas que visitaban los hospitales.



Por su parte, el comandante Rafael Orlando Torres Cruz, ponceño y oficial comisionado del Departamento de Salud de los EE.UU., define la estación como un "Field Medical Shelter" (FMS).  “No es un hospital como tal, sino que es un tipo de albergue para eventos post cataclismo que ofrece atención médica”.
 
“Lo que le proveemos a los pacientes es un lugar para personas que necesitan tratamiento continuo crónico.  Muchos de estos pacientes, al perder sus casas, no tienen luz, ni electricidad, por lo cual no pueden utilizar las máquinas que les permiten continuar su estilo de vida, y aquí se las proveemos”. 
 
¿Quiénes pueden acudir al centro?
Esta facilidad está disponible las 24 horas del día tanto para los 10 municipios del distrito norte como para cualquiera que lo necesite.  Cuenta con una sala de urgencias, farmacia, tiene capacidad para 168 personas y está a cargo de un personal de 110 de especialistas como médicos y enfermeras que se dividen en dos grupos: el Florida 5, que es parte de la respuesta nacional del desastre y un grupo de la administración del Departamento de Veteranos.  Además, se le ofrece al paciente comida y, de venir acompañado de un familiar, el mismo puede pernoctar en el lugar.
 

Si la condición del paciente requiere un tratamiento más especializado, entonces se transporta al hospital más cercano, y si el paciente es niño, también cuentan con enfermeras y doctores especialistas en pediatría.  Así lo afirmó Kevin McGillicuddy, comandante del equipo de trabajo del Florida 5, quien estuvo en Katrina y el terremoto de Haití, pero define María como uno de los desastres más grandes que ha visto. “Estaremos en la Isla hasta que Puerto Rico se ponga en pie”, expresó respecto a cuántos días estará la primera estación médica federal post desastre que se haya establecido fuera de los EE.UU.