De rosa a rojo, azul, amarillo y verde, pero todo por una buena causa...

Así fue la transformación que recibió la iniciativa de la primera dama Beatriz Isabel Rosselló, que decora con diversas chiringas suspendidas en el aire la calle Fortaleza.

Fue el mes pasado, cuando se estrenó el proyecto de los cometas donde se buscaba resaltar lo alto que puede elevarse la mujer en sus aspiraciones. 

Pero hoy (lunes), el famoso tramo que conduce a la mansión ejecutiva del gobernador amaneció con nuevos colores en honor al Mes Mundial de la Concienciación sobre el Autismo.

"Elevamos las chiringas en un acto simbólico para representar las grandes posibilidades de desarrollo próspero entre la población con autismo en la isla. No hay límites para ellos porque pueden elevarse tan alto como quieran", expresó la esposa de Ricardo Rosselló.

Las chiringas, que embellecen la calle Fortaleza, fueron creadas por 200 confinadas del Departamento de Corrección y Rehabilitación, utilizando material reciclado de la Administración de Desperdicios Sólidos.

El escenario se ha convertido en un "spot" perfecto para tomarse fotografías. 

Uno de cada 62 niños es diagnosticado con autismo en Puerto Rico.