Murió el 22 de septiembre del 2017. El número 2,788 representa la historia de Carmen Teresa Torres Alcocer, quien falleció en el Hospital Menonita en Caguas.

Su hija, Cindy Green, nunca pudo ver el cuerpo, proceso importante en un duelo.

"Mami está ahí y su nombre tiene que constar como víctima del huracán y debe haber algún monumento donde yo pueda ir a llorarla, ya que no pudimos darle cristiana sepultura", contó Green.

Cindy Green es una de las más de dos mil personas que se dieron cita en el Capitolio el pasado fin de semana en el acto simbólico de colocar 4,645 zapatos frente a la estructura y en respuesta al estudio que realizó la Universidad de Harvard.

La investigación estipuló las posibles muertes a raíz del huracán María entre 793 y 8,498, en contraste a las 64 muertes que mantiene el Gobierno de Puerto Rico. El par de zapatos que colocó hizo el 2,788.

"Es un lugar donde puedo venir a llorarla, hacer lo que no pude hacer cuando sucedió el huracán porque fue un proceso atropellado. Entiendo que esto es algo sanador, algo que todos necesitamos y que se sepa la verdad. En los hospitales murió mucha gente”, subrayó.

La mujer que estuvo sentada en el piso a las afueras del Capitolio, frente a los zapatos que representan el adiós que no le pudo dar a su madre, advino conocimiento del fallecimiento el mismo 22 de septiembre, cuando llegó al hospital.

Según el acta de defunción, Carmen –de 91 años– falleció debido a un enfisema. Carmen dependía de oxigenación artificial y el Hospital Menonita en Caguas quedó a oscuras el fatídico 20 de septiembre. Tanto Green como su hermano James, jamás vieron el cuerpo de su progenitora.

“La enfermera que me llevó a la oficina de la supervisora me dijo: ‘Cindy se nos fue en pleno huracán’. En cambio, el documento dice que murió el 22”, narró Green a Noticentro.tv .

Desconsolada, a lágrima viva, bajo una confusión extrema y un proceso atropellado, Green jamás se detuvo a pensar el porqué no identificó el cuerpo.

"Yo no pensé llegar al hospital y encontrarla muerta. Nos metieron en la oficina del sexto piso y mi hermano firmó los papeles. Yo no pude preguntar nada. Estaba afectada. Pero tampoco me informaron nada ni me dijeron 'pasa para que la identifiques' ", aclaró Green.

En el Centro de Recuperación por Desastres de FEMA [Agencia Federal para el Manejo de Emergencias] de Gurabo, relató lo sucedido en el hospital a unos abogados de la Universidad de Harvard. “Me dijeron que el no permitir identificar el cuerpo de mi madre ni verlo era ilegal”, señaló.

"Tengo unas cenizas en mi casa que entiendo que son restos de una cremación, pero no creo que sean de ella porque los que murieron fueron muchos. Lo irónico es que ella trabajó [como enfermera] en ese hospital por 30 años”, relató Green.

El pasado 1 de junio, el Registro Demográfico publicó los datos de fatalidades. Posterior al paso del huracán María por la isla, se observa un incremento en la cifra de muertes, específicamente para finales de septiembre y durante el mes octubre, en comparación con la misma fecha en 2017.

Por otro lado, aún se espera por el informe que el Gobierno le encomendó a la Universidad de George Washington para que realice un estudio que cuantifique las muertes ocurridas entre septiembre de 2017 y febrero de 2018.

Nota de las productoras:

Esta es la primera entrega de la serie web Los no contados de Noticentro.tv.

Si usted conoce de algún caso similar puede comunicarse con las productoras Frances Narváez ([email protected]) y Viviana Tirado ([email protected]).