Un carro aceleró y embistió hace unos minutos una multitud de contraprotestantes que buscaban detener una marcha racista y de odio en Charlottesville, Virginia.

Hasta el momento, la Policía no ha arrestado al responsable.

Las imagenes muestran como los protestantes están caminando por una vía cuando un carro choca a otros dos y, entre ellos, a muchos manifestantes que salieron expulsados para los lados de la carretera. El auto, un Dodge Charger color gris, retrocedió rápidamente y se fue de la escena.

El gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, declaró hace unas horas un estado de emergencia luego de que cientos de personas se enfrentaron en la ciudad de Charlottesville en el marco de un acto nacionalista blanco que se esperaba que atrajera grupos racistas, clasistas y del Ku Klux Klan (KKK).

McAuliffe tuiteó que tomó la decisión a fin de “ayudar al estado a dar respuesta a la violencia” durante la manifestación en Charlottesville, a unos 100 kilómetros de Washington DC.

Ver nota publicada en Metro Puerto Rico