Texas- Jennifer Hull vivió la peor pesadilla de un padre. Acababa de darle a su hija una “papita” como un aperitivo, cuando la niña corrió donde su mamá con toda su cara azul. Hull inmediatamente se lanzó a la acción, y todo quedó captado en la cámara de vigilancia de su casa. "La volteé y le di algunos golpes de espalda y no pasó nada, así que hice el Heimlich, y justo cuando lo hice salió!" Ella explicó. Hull acredita sus habilidades con una clase de seguridad infantil que ella y su esposo acababan de tomar. Ella nunca pensó que tendría que ponerlo en práctica, pero está agradecida por haberlas tomado.