SARPOL-E-ZAHAB, Irán (AP) — Los rescatistas utilizaban azadas y equipamiento pesado para excavar el martes entre los escombros de edificios derribados por un potente terremoto en la frontera entre Irán e Irak. Había mujeres llorando y rezando mientras los trabajadores encontraban nuevos cuerpos.

La macabra tarea comenzó de nuevo al amanecer en la ciudad kurda de Sarpol-e-Zahab, en la provincia occidental iraní de Kermanshah, que parecía ser la más afectada por el temblor de magnitud 7,3 del domingo por la noche. Al menos 430 personas murieron en el terremoto.

Rescatistas y vecinos buscaban entre los escombros de bloques de apartamentos y utilizaban mantas pesadas para trasladar los cadáveres.

El hospital en Sarpol-e-Zahab sufrió graves daños y el Ejército estableció hospitales de campo, aunque muchos de los heridos fueron trasladados a otras ciudades como Teherán.

El temblor también afectó a un recinto militar en la ciudad fronteriza, donde murieron varios soldados, según reportes.

El presidente de Irán, Hasán Ruhani, visitó el martes la provincia de Kermanshah para ver los daños por sí mismo y ofrecer su apoyo a los afectados.

“Esto dolió a todos los iraníes”, dijo Ruhani, según un comunicado en el sitio web de la presidencia. “Representando a la nación de Irán, ofrezco mis condolencias a la gente de Kermanshah y les digo que todos nosotros estamos con Kermanshah”.

El ministro iraní de Exteriores, Javad Zarif, dio las gracias en Twitter a los países extranjeros que habían ofrecido ayuda, aunque señaló que “por ahora, podemos gestionarlo con nuestro propios recursos”.

El temblor dejó 430 muertos y 7.460 heridos, según medios estatales. La mayoría de las lesiones eran leves y menos de mil personas seguían hospitalizadas, indicó en la televisión estatal el portavoz de la agencia iraní de gestión de crisis, Behnam Saeedi.

En Irak se registraron siete muertes y 535 sufrieron heridas, todas en la región semiautónoma kurda al norte del país, según el Ministerio del Interior.

La diferencia en la cifra de víctimas provocó preguntas en Irán, especialmente porque gran parte de la ciudad era nuevo. Muchos de los edificios más afectados en Sarpol-e-Zahab formaban parte de proyectos construidos durante el mandato del expresidente Mahmud Ahmadineyad.

Irán se encuentra sobre varias fallas tectónicas importantes y suele sufrir temblores casi diarios. En 2003, un terremoto de magnitud 6,6 allanó la ciudad histórica de Bam, matando a 26.000 personas. En 2012, otro sismo mató a 300 personas.