WELLINGTON, Nueva Zelanda (AP) — El potente terremoto que golpeó Nueva Zelanda provocó deslizamientos de tierra y un pequeño tsunami, resquebrajó carreteras y viviendas y mató a dos personas, aunque el país se libró en gran parte de la devastación de hace cinco años cuando un mortal sismo golpeó la misma región.

El temblor de magnitud 7,8 golpeó la isla Sur de Nueva Zelanda justo después de la medianoche, en una zona en su mayoría rural salpicada de pequeñas poblaciones.

Cerca del epicentro, abrió serpenteantes grietas en las carreteras y provocó deslizamientos de tierra.

El terremoto causó daños en Wellington, la capital, más de 200 kilómetros (120 millas) al norte.

También se sintió con fuerza al sur, en la ciudad de Christchruch, devastada por un sismo en 2011 que mató a 185 personas.

Los vecinos dijeron que los temblores se prolongaron unos tres minutos.