El presidente Donald Trump regresó a Washington tras su histórica cumbre nuclear con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un.

El Air Force One aterrizó en la Base Conjunta Andrews la madrugada del miércoles, completando el viaje del presidente a Asia para conversar con el líder norcoreano.

El presidente realizó paradas de repostaje en Guam y Hawai a su regreso a Washington. Mientras su avión se reabastecía de combustible en Hawai, Trump le agradeció a Kim por "dar el primer paso audaz hacia un nuevo y brillante futuro para su gente", diciendo que su cumbre del martes "demuestra que es posible un cambio real".

Durante su regreso, Trump habló con el primer ministro surcoreano Moon Jae-in y el primer ministro japonés Shinzo Abe.