Guaynabo, 19 jun (INS).- La Legislatura Municipal de Guaynabo aprobó en la noche del pasado martes el presupuesto que dejó el saliente alcalde Héctor O'Neill, en el que los empleados municipales serán los que llevarán la “peor parte”, afirmó hoy el presidente del Comité Municipal del Partido Popular Democrático (PPD) en Guaynabo, Ricardo Vicéns Salgado.

Según Vicéns Salgado, se disminuye el bono navideño de 1,250 a 700 dólares y el bono de verano de 1,000 a 500 dólares para todos los empleados. 

"Aquellas leyendas relacionadas a la supuesta estabilidad fiscal del municipio de Guaynabo han llegado a su fin y tristemente van a pagar los que menos culpa tienen, que son los servidores públicos de Guaynabo. Los altos salarios de algunos funcionarios no se tocan, como tampoco los gastos fastuosos como otorgarle 60,000 al llamado Museo de la Transportación, que es una entidad autónoma que no ha podido despegar”, afirmó. 

El político indicó que, sin embargo, “al Carnaval Mabó, que es una actividad cultural de gran arraigo y fuente de trabajo para pequeños comerciantes de Guaynabo, le eliminaron toda la aportación".

De acuerdo con el presidente del PPD en Guaynabo, “ya circula en el municipio el borrador de una ordenanza para seguir reduciendo beneficios marginales a los servidores públicos, como la aportación al plan médico”. 

“En la quinta y sexta sección específicamente expone que el municipio se encuentra en una situación precaria que amenaza su operación ante la merma de ingresos. Incluso menciona que los servicios esenciales están en peligro", destacó.

Entre los cambios significativos en el nuevo presupuesto aprobado por la Legislatura Municipal de Guaynabo, está el pago de servicios de electricidad a la AEE, entre tres a cuatro millones anuales, adicional al dinero que el BGF le ha retenido al municipio "y que posiblemente no se podrá recobrar. Estamos hablando de aproximadamente siete millones en ese renglón”. 

Añadió que “mi exhortación a la ciudadanía de Guaynabo es que acepten la realidad de que estamos en una crisis y que por años se ha escondido la situación real del Municipio. Hay que fiscalizar, hay que defender los fondos públicos y dejar de endiosar a los líderes. Puerto Rico entero ha visto con estupor lo que pasa con Héctor O'Neill y ahor cómo hay una guerra interna en el municipio entre varios grupos para quedarse con el poder. Estamos en el momento histórico donde nos tenemos que crecer como pueblo”.