Sin darles explicaciones fueron sacados del Centro de Convenciones en San Juan cerca de 200 refugiados. 

El grupo fue llevado en guaguas de la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) a las oficinas centrales del Departamento de Recreación y Deportes en Santurce.

Esto provocó malestar entre algunos de ellos, ya que la cancha Nilmarie Santini, donde dormirían, estaba calurosa, lo que llevó a algunos a mover sus catres fuera de las instalaciones. También denunciaron que no tenían electricidad porque estaba dañada la planta.

El Secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat indicó que la razón del traslados de los refugiados se debe a que el Centro de Convenciones albergará unos dos mil efectivos de diferentes agencias federales y voluntarios que llegaron a la isla para atender la emergencia.