Nueva York, 19 jun (INS).- El secretario del Departamento de Estado, Luis Rivera Marín, y el expreso político Oscar López Rivera discutieron hoy sobre el estatus político de Puerto Rico ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas (ONU).

“Ha llegado el momento de que esté comité actúe”, dijo Luis Rivera Marín ante la desigualdad del actual estatus de la isla en términos “humanos civiles y políticos”.

En su mensaje, consignó que la Ley Promesa, creada en el Congreso de EEUU, estableció una JSF con “poderes plenarios sobre el gobierno electo por los puertorriqueños. Es una junta antidemocrática y esto es simplemente coloniaje”.

Sobre el plebiscito de hace unos días en la isla, en el que el 97 por ciento de los puertorriqueños optaron por apoyar la anexión a EEUU -aunque se registró apenas una participación del 22 por ciento-, opinó que “en la democracia cuentan los que votan, ese fue el resultado inequívoco”.

Agregó que “el proceso incluyó todas las alternativas posibles. Reclamamos a este comité a que no se usurpe la voluntad demcrática”, tras lo cual solicitó la integración de Puerto Rico a EEUU.

Rivera Marín había adelantado que su intervención era parte de los planes que tiene la administración del gobernador Ricardo Rosselló Nevares para llevar el caso colonial de la isla a distintos foros internacionales.

Mientras, Rivera López recordó que “estuve casi la mitad de mi vida en la cárcel”, pero pese al tiempo transcurrido por su lucha por la soberanía de Puerto Rico, un Estado Libre Asociado de EEUU, se mostró esperanzado en que la isla “sea independiente como los países que están acá representados”.

Consignó que los puertorriqueños “aman su cultura e identidad nacional, tenemos un potencial como nación y Puerto Rico tiene los recursos para convertirse en el Jardín del Edén”.

Indicó que “cuando uno trabaja por una causa noble, vale la pena el sacrificio, aunque sea toda tu vida. Volví a casa con mi dignidad y espíritu más fuertes de que antes de ir a prisión”.

López Rivera aprovechó el foro para criticar a EUUU, donde hay “muchos presos políticos en cárceles de EEUU”, recordar a la boricua Ana Belén Montes (encarcelada por espiar para Cuba) y opinar que “no es justo luchar por una causa justa y terminar en la cárcel por eso”.

A su vez, subrayó que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), organismo creado por una ley federal en el Congreso de EEUU para manejar las finanzas del gobierno puertorriqueño, “nos dice cómo administrar nuestro dinero y pagar a los bonistas”.

“Lo que ha hecho EEUU es deshabitar Puerto Rico, lo que es a propósito para sacar a los puertorriqueños de su tierra y que no la disfruten. La gente está más pobre, hay menos servicios médicos, la gente joven en edad productiva están dejando la isla, se están  cerrando escuelas y hay despedidos”, dijo.

Agregó que “los bancos se están haciendo más ricos, pero los puertorriqueños están más pobres”, en un escenario en el que Puerto Rico afronta una deuda de cerca de 70 mil millones de dólares.

López Rivera, quien fue ovacionado tras su discurso y que motivó gritos de "¡independencia para Puerto Rico!", cumplía pena en la cárcel de Terre Haute, Indiana, por su lucha por la independencia de Puerto Rico.