Las dos sentencias más altas impuestas en este caso se han convertido también en las más altas que se hayan impuesto en Puerto Rico, confirmó a preguntas de Noticentro el Departamento de Corrección.