SAN JUAN - Puerto Rico no tiene la capacidad en su sistema de emergencias médicas para manejar una explosión de un gasoducto, aseguró el lunes la ex presidenta del Comité de la Salud Pública del Colegio de Médicos Cirujanos, Carmen Ortíz.

"Estamos hablando de tal vez rescatar cinco mil seres humanos en cuestión de minutos. Nuestra experiencia en el sistema de salud público y privado nos dice que la escasa capacidad del sistema de emergencias médicas no puede atender cinco mil personas ni mucho menos 500 personas en un minuto", dijo en conferencia de prensa Ortíz.

Para la ex presidenta debido a que las zonas por donde pasaría el gasoducto son altamente pobladas, en caso de una explosión habría que desalojar aproximadamente alrededor de 500 personas por minuto, lo que significa que a medida que pase el tiempo la cantidad de muertos podría multiplicarse.

Según la doctora, esta cifra se desprende de un estudio que llevó a cabo en marzo de 2011.

Mencionó como una de las áreas de mayor preocupación por la cantidad poblacional al municipio de Toa Baja.

"Este gasoducto lo que plantea constituye un riesgo elevadísimo a la salud", señaló.

Ortíz explicó que las cifras de mortandad por explosiones de gasoductos en Estados Unidos son menores porque las tuberias pasan por lugares sin población.