SAN JUAN (CyberNews) - María de Lourdes Santiago, Denis Márquez, candidatos al Senado y a la Cámara por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y Juan Mercado, aspirante a comisionado residente, rechazaron el jueves la propuesta de la Marina para limpiar en uno de los lugares contaminados en el área oeste de Vieques.

"La Marina ha anunciado que su alternativa preferida es cercar el lugar que debería ser objeto de limpieza y remoción de explosivos y prohibir su acceso al mismo de forma permanente. Esta es la zona en la que se detonaban, en 16 trincheras cavadas para ese fin, aquellas municiones y explosivos expirados, sobrantes o dañados. Algunos explosivos eran lanzados fuera de la trinchera, lo que causó su dispersión a un diámetro de aproximadamente media milla”, dijo Santiago.

Según la exlegisladora, la Marina ha indicado que su único objetivo es evitar responsabilidad legal por los explosivos, y que se inclinan a las alternativas más baratas posibles para cumplir ese objetivo mínimo.

“Para nosotros, esa es una alternativa completamente inaceptable, pues la responsabilidad real de la Marina es procurar la limpieza más rigurosa posible del terreno que ellos contaminaron. Dejar bombas regadas en la zona no es un método de limpieza apropiado”, señaló.

Por su parte, Márquez indicó que el gran peligro es que la propuesta establezca además un precedente, y que llegado el momento, la Marina se niegue a limpiar la zona más afectada, que es el área este, lo que impediría todo uso futuro de esas 8,000 cuerdas, más allá de perpetuar la designación de refugio de vida silvestre.

Mientras tanto, Mercado expresó que "la alternativa que respalda el Partido Independentista para la limpieza de las casi 300 cuerdas que quedan sin atender en el oeste es la propuesta por miembros del Restoration Advisory Board, que consiste en la limpieza completa del área hasta al menos dos pies de profundidad. Debe ser función del comisionado residente hacerse eco de esta propuesta, y eventualmente promover un cambio de los usos de terreno en partes del este, que al momento, por ley federal, están designados como refugio de vida silvestre, no por su real importancia ecológica, sino por conveniencia política".

----------------------------

 Plan de EEUU sobre Vieques desata debate
 

SAN JUAN (AP) — El gobierno de Estados Unidos sostiene una nueva batalla en Vieques, la isla puertorriqueña que por décadas fue utilizada por la Armada estadounidense como zona de ejercicios y bombardeos militares.

Faltan años para que se concluya una extensa limpieza de la zona este de Vieques, aunque el gobierno ha dicho que está cerca de terminar sus labores en un ex vertedero de municiones en la isla de casi 160 hectáreas (400 acres).

El viejo sitio de almacenamiento fue turnado al Departamento del Interior y se le declaró reserva natural. Bajo una protesta respaldada por la Armada, la limpieza supuestamente estaría completada a pesar que no se han limpiado unas 80 hectáreas (200 acres) de escombros de municiones, algunas todavía con capacidad de explotar.

Esto ha desatado indignación entre autoridades y activistas en Vieques y la isla principal de Puerto Rico, que están a favor de completar toda la remoción de escombros. Además ha regresado algo de la enfurecida retórica que ayudó a poner fin al uso de Vieques como zona de pruebas en 2003.

"No es una limpieza. Es una afrenta a los puertorriqueños que los responsables por los explosivos se negaran a retirarlos", dijo el jueves María de Lourdes Santiago, vicepresidenta del Partido Independencia de Puerto Rico y candidata al Senado.

Autoridades de la Armada dijeron que esto afectaría la reserva natural porque se retiraría la densa vegetación para limpiar lo que queda de escombros. Los detractores sospechan que el proyecto actual tal vez tiene más que ver con el costo de limpiar toda la contaminación, calculado en 50 millones de dólares.

Jorge Fernández Porto, director de la comisión territorial de recursos naturales en el Senado e integrante de una junta ciudadana de asesores que supervisa la limpieza que la Armada hace en Vieques, teme que una limpieza parcial de los escombros siente un precedente para otras partes de la isla.

"Ustedes encontraron esto limpio; no pueden simplemente devolverlo lleno de bombas", agregó. "Lamento si es costoso. Lo hubieran pensado antes; ahora quieren hacer una versión barata y dejar las bombas ahí".

El viernes concluye un periodo de opinión pública sobre la propuesta y a partir de entonces será examinada por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Con el plan que respalda la Armada, el área que no ha sido limpiada sería cerrada con una cerca de metal para evitar que la gente escarbe restos de metal potencialmente explosivos y objetos de recuerdo, dijo Kevin Cloe, uno de los responsables del proyecto de limpieza.