Los miembros independientes de la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) renunciaron a sus cargos luego de que se diera a conocer el salario del nuevo director ejecutivo de la corporación pública, Rafael Díaz Granados.

"Las fuerzas políticas en Puerto Rico han realizado expresiones absolutas de que desean continuar controlando a la AEE. Cuando los intereses políticos se colocan por encima de las necesidades del pueblo, se coloca en riesgo la transformación de la industria eléctrica de Puerto Rico. Conocemos que usted está consciente de esta situación y le deseamos lo mejor en la búsqueda de la transformación de la AEE, e igual de importante, en la separación de la política de Puerto Rico de las operaciones de la corporación", reza la carta firmada por el presidente de la Junta, Ernesto Sgroi, el vicepresidente, Edwin Irrizarry, y los miembros idependientes Erroll Davis, Nisha Desai y el propio Rafael Díaz Granados.

Díaz Granados devengaría un salario de 750,000 dólares anuales luego de que Walter Higgins II, quien se mantuvo al mando de la corporación pública por cuatro meses, renunciara a su cargo por razones personales y razones relacionadas a la compensación prometida.

Más temprano, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, y el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, le solicitaron al gobernador Ricardo Rosselló que destituyera a la Junta de Gobierno de la AEE por aprobar el controversial sueldo.

Por su parte, Rosselló señaló que la Junta de Gobierno de la AEE debe atemperar el sueldo del nuevo director de la agencia a la situación fiscal del gobierno de Puerto Rico.