Hoy termina el programa de vivienda temporera de la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para unos 150 ciudadanos que sus propiedades se vieron afectadas por los huracanes Irma y María.

De 200 ciudadanos que dejarían de recibir la ayuda del programa de asistencia de refugio temporero algunos pidieron revisar sus casos por lo que permanecerán en hoteles hasta el próximo 20 de marzo. Bajo este programa FEMA paga el alojamiento de damnificados en hoteles o moteles de Estados Unidos y Puerto Rico.

El oficial de asistencia individual de FEMA, Sam Harvey, explicó que inspectores de la agencia evaluaron las casas de los 150 ciudadanos que dejarán de recibir la asistencia y determinaron que las mismas ya son habitables. Y ante la posibilidad de que unas 200 familias puertorriqueñas refugiadas en Florida tras el paso del huracán María queden en la calle a partir de hoy, 8 congresistas le pidieron a la agencia federal que extienda el beneficio de refugio temporero.