Un hombre que atropelló a uno de sus vecinos en Toa Baja tras una discusión durmió tras las rejas anoche en la cárcel regional de Bayamón. 

Según se informó, a la víctima de 39 años le tuvieron que amputar una pierna y podría perder la otra. El hombre se encontraba recortándole la grama a su hermano en la urbanización Las Colinas en Toa Baja y tras terminar su labor, abrió un hidrante frente a la casa del vecino para limpiar el área. El vecino, identificado como Juan Carlos Jeres Urrutia de 37 años, se molestó y lo atropelló con su vechículo.

Por su parte, residentes del lugar no salían de su asombro. Aunque el agresor ya había tenido problemas con varios vecinos, jamás pensaron que una tragedia como esta ocurriría.

A Jerez Urrutia le radicaron cargos por tentativa de asesinato y mutilación. Mientras que a Esperanza Urrutia Márquez, de 64 años y madre del agresor, quedó en libertad a pesar de que se encontraba dentro del vehículo como pasajera al momento del incidente.