San Juan, 19 abr (INS).- La Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico (JSF) certificó hoy sus propios planes fiscales para el Gobierno de Puerto Rico, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), y la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Los planes, aprobados durante la duodécima reunión pública de la Junta, proveen, aseguró la JSF en declaraciones escritas, “una ruta detallada para lograr balance fiscal y sostenibilidad; revitalizar la economía de Puerto Rico luego de una recesión de más de una década; y dar paso a una solución costo-efectiva a su crisis de endeudamiento, de manera que logre nuevamente acceso a los mercados de capital”.

“Estos nuevos Planes Fiscales ofrecen una oportunidad que se da solo una vez en una generación para darle un giro decisivo a años de declive económico y mal manejo de las finanzas”, dijo José Carrión, presidente de la Junta.

Dijo que “la implantación completa de estos planes le dará a los residentes de Puerto Rico lo que merecen y necesitan – una economía creciente con más y mejores empleos, una red eléctrica a la par del siglo 21, infraestructura resistente al cambio, y un sector público eficiente y efectivo”.

“La certificación de estos planes cumple con un mandato clave de la Junta bajo PROMESA (ley federal que crea la junta) y representa un hito en la recuperación de Puerto Rico, la cual se vio interrumpida con el paso de los huracanes Irma y María en septiembre de 2017. Los nuevos planes fiscales propuestos dejan claro que los problemas de Puerto Rico no son nuevos ni temporeros –llevan mucho tiempo y son de base estructural– y que, por ende, las soluciones que Puerto Rico necesita son a largo plazo y estructurales. Eso implica inversión estratégica en Puerto Rico y la implantación de reformas estructurales robustas que incentiven el crecimiento”.

Carrión “agradeció al gobernador Rosselló y a su equipo por su arduo trabajo”, e instó al Gobierno a que actúe decisivamente en la implantación de estas reformas una vez certificados los nuevos planes fiscales.

“Solo con reformas estructurales extraordinarias, inversión en el pueblo de Puerto Rico, y medidas fiscales contundentes Puerto Rico podrá librarse del deterioro económico y asegurar la habilidad fiscal para proveer servicios a los residentes y negocios de la Isla”, opinó el empresario.

El Plan Fiscal del gobierno central cubre un periodo de seis años fiscales -del 2018 al 2023- “y provee el marco para lograr un crecimiento duradero que permita al gobierno de Puerto Rico proveer servicios a sus residentes, invertir en el bienestar y futuro de su gente y sus comercios, financiar sus pagos de pensiones, y reestructurar la deuda de Puerto Rico de manera sostenible. El plan toma en consideración más de $50,000 millones en asistencia federal que se espera se provea a Puerto Rico para esfuerzos de reconstrucción y recuperación luego del paso de los huracanes Irma y María. Este apoyo federal proveerá una inyección temporera crítica a la economía, en cuyo tiempo el Gobierno de Puerto Rico tendrá que abordar el duro trabajo de cambiar los fundamentos subyacentes de la economía”.

“Las reformas estructurales incluidas en el plan son fundamentales para lograr crecimiento económico durante los seis años del plan y absolutamente esenciales dentro del panorama más a largo plazo de 30 años. Si se implantan, se proyecta que estas reformas estructurales resultarán en un crecimiento anual, real y sostenible, del Producto Nacional Bruto de 1.8% para el año fiscal 2023, lo que equivaldría a unos $80,000-$90,000 millones adicionales en ingresos para el Gobierno a través de 30 años”, se aseguró.

Estas reformas incluyen:

capital humano y reforma laboral: aumentar la participación laboral actual de 40 por ciento, implantando reglamentación laboral flexible en el sector privado, creando más incentivos para trabajar y proveyendo oportunidades amplias de desarrollo laboral;

reforma para mejorar el clima de hacer negocios: promover actividad económica y reducir la carga de comenzar y mantener negocios en Puerto Rico, mejorando los factores críticos del Índice de Hacer Negocios del Banco Mundial como el pago de impuestos, el registro de la propiedad y el proceso de permisos;

reforma del sector de energía: proveer energía más costo-efectiva con una meta de costo no mayor de 20 centavos kWh mediante la transformación de la Autoridad de Energía Eléctrica y un regulador independiente de energía;

reforma de infraestructura: mejorar y modernizar la infraestructura y los esfuerzos a largo plazo de identificación de capital, así como maximizar el impacto de la ayuda federal para desastres;

el plan también propone medidas fiscales que buscan hacer al gobierno más costo-efectivo y eficiente. Se proyecta que estas medidas generen unos $12,300 millones adicionales en ingresos y reducción de gastos hasta el año fiscal 2023, y hasta $142,000 millones en beneficios fiscales a través de un periodo de 30 años, señaló la JSF en sus declaraciones de la tarde, luego de certificar los planes;

mejorando el cumplimiento contributivo e iniciativas contributivas adicionales: lanzando iniciativas para aumentar el cumplimiento contributivo a través de un mejor uso de tecnología, mejores prácticas, atendiendo la evasión, y reduciendo ciertas tasas de impuestos corporativos, individuales y de ventas y uso, mientras se expande la base tributaria implantando impuestos mínimos alternos y reduciendo incentivos y subsidios;

adecuando el tamaño del gobierno: buscando consolidaciones de agencias y reestructurando servicios gubernamentales;

reforma de Salud: dominando la curva de la inflación y costos de salud mediante un modelo de salud nuevo y abarcador que le dé prioridad a la calidad en relación al costo de los servicios.

reducción de apropiaciones: disminuyendo las apropiaciones concedidas por el gobierno a los municipios y la UPR;

reforma abarcadora de pensiones: mejorando la estabilidad financiera de los fondos de retiro de los empleados públicos y protegiendo las pensiones de los más vulnerables;

Oficina del Principal Oficial Financiero: mejorando los controles fiscales, el proceso de presupuesto, las prácticas de compras y la rendición de cuentas.

“El Plan Fiscal del Gobierno recoge las reformas estructurales y medidas fiscales que, una vez implantadas, restablecerán crecimiento, oportunidad y prosperidad a nivel individual y comercial en Puerto Rico”, añadió Carrión. “Adoptando e implantando las mismas – con el apoyo de inversiones enfocadas a corto plazo en salud y educación – Puerto Rico podrá tener la oportunidad de un mejor mañana”, agregó.

De acuerdo con las prioridades anunciadas por el Gobierno, se dijo, el nuevo plan fiscal de la AEE provee para su transformación e incluye reestructurar las opciones de generación de energía para potenciar fuentes de generación de bajo costo, reconstruir y modernizar la red de energía, logrando una transformación operacional de costos, y ejecutar un programa de inversión de capital a gran escala con miles de millones de dólares en fondos federales e inversiones del sector privado.

La idea, agregan las declaraciones escritas, es reestructurar la industria de energía potenciando a operadores privados y estableciendo una estructura tarifaria que distribuya los costos de manera justa y equitativa a través de la base de clientes.

El plan establece como meta una tarifa menor de 20 centavos por kilovatio hora, al igual que metas de confiabilidad y capacidad de recuperación, y se basa en una transformación del sector de energía atada a una calendario transaccional de al menos unos 18 meses.

El nuevo plan fiscal para la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados “se basa en el plan sometido por el Gobierno de Puerto Rico” y delinea un camino a la sostenibilidad fiscal de manera que pueda cumplir su mandato – un proceso más difícil por el paso del Huracán María – de proveer agua potable segura y de alta calidad a precios accesibles.

Además, se pretende manejar el servicio de aguas residuales de modo eficiente, ofrecer una administración ambiental prudente y hacer las inversiones correctas para estar preparados para futuros desastres naturales o causados por los humanos.

Más temprano hoy, la Junta publicó los borradores de los Planes Fiscales propuestos para la Universidad de Puerto Rico (UPR), Gubernamental de Fomento (BGF) (COSSEC). Los planes finales certificados se publicarán en el portal de Internet de la Junta.