La vergüenza recayó esta vez en ciudadanos del pueblo de Quebradillas.