Catherine y Nick investigan una serie de carreras de coches que se están celebrando en las calles de forma clandestina y que han finalizado con un conductor muerto. Mientras, Grissom investiga la violenta muerte que un jugador de póker sufrió en mitad del juego.