WASHINGTON — Los demócratas en el Senado parecen encaminados a ganar el martes una votación clave que despejaría el camino para un proyecto de ley que cree un fondo del gobierno de 30.000 millones de dólares para préstamos a las pequeñas empresas, lo que le daría al presidente Barack Obama una victoria largamente buscada.

El senador republicano George Voinovich, que a finales de julio se unió a líderes de su propio partido para promover una maniobra obstruccionista, anunció que ahora apoyará la medida durante la votación.

Voinovich se uniría a los 57 demócratas y dos independientes para superar el obstáculo creado por los republicanos, que protestaron así por su incapacidad para ofrecer enmiendas a la medida.

Se espera que la votación del martes despeje el camino para que el Senado apruebe la iniciativa en los días próximos. A continuación la Cámara de Representantes la someterá a una última votación antes de enviar el proyecto de ley a Obama para su firma.

El fondo estará a disposición de los bancos comunitarios con menos de 10.000 millones de dólares en activos a fin de ayudarles a aumentar los préstamos a las pequeñas empresas. El proyecto de ley combinan el fondo con unos 12.000 millones de dólares en alivios fiscales dirigidos tanto a empresas grandes como pequeñas.

Los demócratas dicen que los bancos podrán entonces utilizar el fondo de préstamos para elevar su capacidad crediticia a 300.000 millones de dólares, lo que ayudará a aliviar la estrechez del financiamiento. Algunos republicanos, sin embargo, han comparado la iniciativa como el impopular programa de rescate del sector financiero.