El Grupo Estado Islámico dice que un miembro suyo perpetró el ataque en Manchester que dejó 22 muertos.

Un supuesto suicida detonó el lunes una bomba casera al final de un concierto de Ariana Grande en Manchester, dijo la policía de la ciudad el martes.

Docenas de personas más resultaron heridasen la explosión, provocada por un hombre que trasladó el dispositivo y murió en el ataque, agregó la policía.

La policía británica detuvo a un hombre de 23 años en Manchester relacionado al ataque en el concierto. Sin embargo, investigaciones forenses siguen intentando determinar si el agresor tenía cómplices, explicó el jefe policial Ian Hopkins, que no proporcionó información sobre la persona que activó la bomba. Algunos de los fallecidos eran menores, agregó sin ofrecer más detalles.

Al concierto asistieron miles de jóvenes del norte de Inglaterra. Grande, que no resultó herida, tuiteó horas más tarde: “Rota. Desde el fondo de mi corazón, lo siento tanto, tanto. No tengo palabras”.

Según May, las autoridades creen haber identificado al atacante, pero no reveló su nombre. La policía sigue intentando determinar si actuó en solitario o si tenía un cómplice.

"Hubo un gran estallido como de una bomba que asustó a todo el mundo y todos intentamos huir del estadio”, dijo Majid Khan, de 22 años. “Fue un estallido y básicamente todo el mundo que estaba en el otro lado del estadio, donde se escuchó la explosión, vino corriendo rápidamente hacia nosotros mientras intentaban escapar”.

La campaña para las elecciones generales británicas del próximo 8 de junio quedó suspendida.

La explosión ocurrió cerca de la salida del Manchester Arena en torno a las 22:30 (2130 GMT), cuando Grande ponía fin al concierto de su gira Dangerous Woman. Autos de policía, equipos de expertos en explosivos y 60 ambulancias acudieron al lugar al hacerse evidente la escala de la matanza. Unos 400 agentes se movilizaron durante la noche para colaborar en la investigación.