Las autoridades identificaron a las primeras víctimas del presunto ataque suicida en un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande como una joven de 18 años y una niña de 8 años.

Georgina Bethany Callander, de 18 años, compartió en sus redes sociales hace dos años una foto con la estrella del pop y era conocida por ser una fiel seguidora de la cantante. La universidad a la que asistía confirmó a los medios de comunicación en Gran Bretaña que la Callander fue una de las personas que perdieron la vida en el ataque de Manchester del lunes.

La segunda víctima fue identificada como Saffie Rose Roussos, de 8 años, que se encontraba en el concierto con su hermana, Ashlee, y su mamá, Lisa, junto con 21.000 espectadores. Saffie, cuya familia es del noroeste de Inglaterra, murió en el ataque y su madre y su hermana están en el hospital con lesiones leves.

Por su parte, la primera ministra británica, Theresa May, dijo que la Policía y el personal de seguridad de Manchester creen conocer la identidad del aparente atacante suicida que atacó a la multitud que salía del concierto, pero no revelarán el nombre por el momento.

Según las autoridades, al menos 22 personas murieron en uno de los peores ataques que se han reportado en la nación británica. Docenas de personas más resultaron heridas en la explosión, provocada por un hombre que trasladó el dispositivo.

Mientras, el Grupo Estado Islámico dijo que un miembro suyo perpetró el ataque en Manchester.